• Revista Emprendimiento

¿Estás pensando en abrir una tienda en línea, pero no tienes idea de cómo hacerlo?

Esta información es para ti. Queremos ayudarte a dar este paso, por eso te hablaremos sobre lo que debes y no hacer para crear una tienda en línea.

El impulso que han tenido las tiendas en línea ha ganado mayor popularidad y funcionalidad para los negocios, es por eso que contar con una se ha vuelto una necesidad. Si aún no tienes la tuya, aquí te decimos cómo hacerlo.

Decide qué vas a vender.

Antes de abrir una tienda en línea es importante que definas qué es exactamente lo que venderás a través de ella, esto te ayudará a crear las estrategias de venta que usarás. En cambio, si ya tienes un negocio físico, solo tendrás que digitalizar tu catálogo, para que las personas sepan qué ofreces y cuáles son las características de tus productos o servicios.

Aplica «benchmarking».

Este es un proceso que se debe realizar de manera continua y sirve para analizar a tus competidores respecto a sus productos, servicios y procesos. La intención principal es aprender de la experiencia de las empresas que ya se encuentran en el mercado, para que puedas mejorar tu desempeño. No se trata de copiar, sino de aprender de los demás. Así podrás conocer mejor a tus potenciales clientes, crear nuevas ideas o innovar en el sector.

Genera un plan de negocios.

Antes de abrir una tienda en línea es fundamental que traces un plan de negocios en donde detalles el camino que seguirás. Esto te ayudará a tener claro los pasos que debes dar para triunfar en el comercio electrónico y no solo lanzarte a la deriva.

Elige un «hosting» o una «marketplace».

Existen dos opciones para abrir una tienda en línea, la primera es recurrir a un «hosting» para que puedas crear tu sitio web como mejor te parezca o elegir una «marketplace» para que puedas vender tus productos sin preocuparte de la estructura de tu página.

Incluye pasarelas de pago.

Lo ideal es que puedas ofrecer diversos métodos de pago. Incluye diferentes pasarelas de pago para que tus clientes puedan elegir la que más les convenga y no abandonen su compra por este motivo. Existen distintas alternativas que te pueden ser de gran utilidad.

Piensa en la logística.

No solo debes tener en cuenta cómo abrir una tienda en línea, también debes pensar en cómo vender por internet y de qué forma realizarás la entrega de esos productos. En este caso también tienes dos alternativas, la primera es elegir una «eCommerce» que te ofrezca la opción de gestionar el proceso de entrega o contratar por tu cuenta una empresa que te ayude con ello. Encontrás un sinfín de opciones, pero asegúrate de crear una alianza con quien te ofrezca precios viables, la cobertura que necesitas, seguridad y la opción de verificar la ruta de envío.

Como habrás notado, abrir una tienda en línea es más sencillo de lo que piensas.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo